240 pasos

el calzador

I

PRELUDIOS Y LECTURAS

– Pero tú ya sabías que tu obsesión por ser Holden Caufield te iba a traer a lugares de mierda como éste ¿Verdad?

– ¿Por qué? Hablas del jodido Holden Caulfield como si no fuera algo que salió de una puta máquina de escribir. Además yo no quería ser Caulfield… Quería ser Salinger.

– O Capote, Orwell o…

– O cualquier autor ruso… O Sartre…

Ni siquiera podía situar Rusia en el mapa pero había devorado todos los libros que habían caído en sus manos de Goncharov o Gogol y sólo no saber dónde situar sus aventuras le hacía soltar una carcajada cada vez que yo le nombraba alguno de esos autores. ¡Mierda! No se cómo podía leer eso.

– Tú no eres de este lugar. Tú ríes.

– ¡Comportamientos prohibidos! Silencio ya.

La voz sonó tan hueca como siempre y nunca sabían, o nunca sabrían…

Ver la entrada original 1.024 palabras más

Acerca de Nacho San Martin

Soy abogado, de los que están al otro lado de muchos de vosotros. Abogado de empresa... pero sigo siendo abogado igualmente. Me gustan muchísimas cosas, así que, quizá deje que vuelen por aquí al margen del Derecho. Tengo una máxima, una del gran Vince Lombardi: "Los momentos más oscuros de nuestras vidas no deben ser ni enterrados ni olvidados; más bien son un recuerdo que debe permanecer para servir de inspiración y recordarnos la fortaleza del espíritu humano y nuestra capacidad para soportar lo intolerable."
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s