Píldoras sobre crédito al consumo (I)

pildorasDe las distintas definiciones que ofrece la RAE sobre “Píldora” la que más se adapta a esta sección es, sin duda, la que dice aquello de “purgante en cuya composición entran áloe, nuez moscada, cinamomo y otras sustancias aromáticas.”

Nace esta sección del blog como autoflagelación, como autopurgante para conseguir escribir post más cortos de los que habitualmente hago y, por qué no, para hablar sobre una legislación, a veces desconocida y otras visita únicamente desde una perspectiva.

Espero que les gusten.

Concepto de consumidor. Crédito al consumo.

El artículo 2 de la Ley 16/2011 de contratos de crédito al consumo (en adelante LCCC) señala como concepto de consumidor únicamente a las personas físicas que, en las relaciones contractuales reguladas por la Ley, actúa con fines que están al margen de su actividad comercial o profesional.

Ya hablamos en su día de la dificultad que, en ocasiones, entraña para la parte contraria al consumidor, acreditar que éste actúa con un fin que no es ajeno a su actividad comercial o profesional (“Pruebas difíciles… O cómo acreditar que no eres un consumidor”).

Es decir, si eres una persona jurídica no aplica la Ley de contratos de crédito al consumo.

El consumidor en la Ley General para defensa de los consumidores y usuarios (LGDCU).

A diferencia de la LCCC la LGDCU sí admite en la definición del artículo 3 la consideración de las personas jurídicas como consumidores, si bien, con dos requisitos fundamentales:

1.- Que actúen sin ánimo de lucro.

2.- Que actúen en un ámbito ajeno a una actividad comercial o empresarial.

Hay que señalar que estos dos requisitos fueron introducidos en la última modificación introducida por la Ley 3/2014, en cuyos borradores no existían los mismos. Con las referidas condiciones, se antoja complicada la posibilidad de encontrar muchos casos en los que una persona jurídica vaya a ser considerada consumidor.

Comentarios al margen merecen las diferentes normas sobre consumidores y usuarios emitidas por las distintas Comunidades Autónomas en las que, por ejemplo, en Cataluña, Galicia o Andalucía se equipara a efectos de definición de consumidor tanto a personas físicas como jurídicas.

Pero estos son píldoras y desarrollar la cuestión anterior lo dejaremos para un artículo posterior.

Acerca de Nacho San Martin

Soy abogado, de los que están al otro lado de muchos de vosotros. Abogado de empresa... pero sigo siendo abogado igualmente. Me gustan muchísimas cosas, así que, quizá deje que vuelen por aquí al margen del Derecho. Tengo una máxima, una del gran Vince Lombardi: "Los momentos más oscuros de nuestras vidas no deben ser ni enterrados ni olvidados; más bien son un recuerdo que debe permanecer para servir de inspiración y recordarnos la fortaleza del espíritu humano y nuestra capacidad para soportar lo intolerable."
Esta entrada fue publicada en Píldoras Crédito al Consumo y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s