Responsabilidad por daños en el deporte: El caso de la FIFA y el fútbol

Poniéndola tensa y de rosca.

Barack Obama, poco antes de la celebración de la Super Bowl de 2013 declaró “Soy un gran seguidor del fútbol americano pero tengo de admitir que si tuviera un hijo tendría que pensármelo mucho antes de dejarle jugar a este deporte.” Y en mayo de este año pidió “investigar mejor la incidencia de las lesiones cerebrales en los niños y jóvenes que practican deportes, por considerar que no hay “datos sólidos” sobre las dimensiones del problema y su impacto a largo plazo en los afectados.”

Pero antes de nada vamos a “centrar el balón”. Hablamos de responsabilidad desde el punto de vista legal que pudieran tener quienes hipotéticamente conocen un riesgo que causa un daño y no han intervenido, pudiendo hacerlo, para la desaparición o la minimización del daño.

En la primera parte de esta serie comentábamos la demanda multimillonaria interpuesta por ex jugadores de Fútbol Americano contra su liga, la NFL, por las secuelas que las múltiples conmociones cerebrales han dejado en ellos en forma de Encefalopatía Traumática Crónica (CTE). Y finalizábamos el post anterior con una pregunta que seguro que muchos no nos habíamos planteado hasta ahora ¿Y en el fútbol, nuestro fútbol de toda la vida?

En nuestro fútbol de toda la vida hay casos como el de Jeff Astle, fallecido con signos de CTE, Taylor Twellman, que siendo internacional por Estados Unidos tuvo que dejar el fútbol tras sufrir varias conmociones y los riesgos que entrañaba para su salud sufrir más golpes o Cindy Parlow, campeona olímpica con la selección de Estados Unidos que se retiró con 26 años tras sufrir dos conmociones.

Ally McLeod fallecido tras años de Alzheimer, Duncan Forbes internado en una residencia para pacientes con demencia y, sobre todo, la elevadísima tasa de jugadores de fútbol de la liga italiana que sufren o han fallecido por ELA como Borgonovo o Signorini y cuya posible relación se está estudiando actualmente.

Caso distinto es el de Petr Cech (portero del Chelsea) que tomó la decisión contraria a algunos de los anteriores y sigue jugando con un casco protector que tuvo que ser previamente homologado. Los médicos dijeron a Peter Cech que tenía dos opciones: o esperarse tres años para que terminara de cicatrizar completamente su fractura en el cráneo o jugar todo ese tiempo con el cascoque incluye una placa metálica que protege justo el punto del cráneo que se le rompió.

"Duncan jugó al fútbol desde que era un niño y al ser defensa central, siempre le tocaba cabecear los balones para sacarlos. Esos balones eran mucho más pesados que los de hoy en día. En una oportunidad me dijo que como parte del entrenamiento le tocaba cabecear un balón medicinal, con el objetivo de que al cabecear un balón convencional lo mandara aún más lejos". (Declaraciones de su esposa. Fuente BBC)

“Duncan jugó al fútbol desde que era un niño y al ser defensa central, siempre le tocaba cabecear los balones para sacarlos. Esos balones eran mucho más pesados que los de hoy en día. En una oportunidad me dijo que como parte del entrenamiento le tocaba cabecear un balón medicinal, con el objetivo de que al cabecear un balón convencional lo mandara aún más lejos”. (Declaraciones de su esposa. Fuente BBC)

Acciones judiciales en Estados Unidos: Jugadores y ex jugadores contra la FIFA.

No estoy hablando de una rotura de menisco o una lesión en los isquiotibiales (lo que se aprende con el deporte) lesiones que son aceptadas por la misma práctica del deporte y ni tan siquiera de las decenas de futbolistas que, al retirarse, pasan por un despacho de abogados para que les realicen los trámites y obtener una declaración de incapacidad. Estoy hablando de secuelas hoy ocultas y que, como decíamos en la Parte 1, no se detectan hasta la muerte.

Seguimos en Estados Unidos y es allí donde a finales de agosto de este año se ha presentado en un Tribunal de California la que es, salvo error por mi parte, primera demanda contra la Federación Internacional de Fútbol (FIFA). Se trata de una class action (tipo acciones colectivas en derecho español) en la que un grupo de jugadores y padres de futbolistas menores reclaman que se implanten medidas para prevenir lesiones cerebrales a largo plazo causadas por el golpeo del balón con la cabeza (el procedimiento explicado en la página Web del abogado de los demandantes):

  • Califican de negligente la actuación de la FIFA por conocer los riesgos y no haber adoptado medidas al respecto.
  • Exigen por una parte que se mejoren las condiciones de seguridad en las que se practica este deporte y, por otra parte, limitar el número de cabezazos al balón pueden dar los menores de 17 años o, en su caso, prohibirlo.
  • En las ligas profesionales, posibilitar la realización de cambios temporales mientras un jugador que haya recibido un golpe en la cabeza, es evaluado sobre la existencia de posibles traumatismos craneoencefálicos.

La FIFA por supuesto no reconoce en ningún caso la incidencia de cabezazos reiterados de cabeza en daños cerebrales o en lesiones cerebrales que se puedan detectar. No obstante, como señala el periodista deportivo Víctor Pérez (@Marchello), uno de los poquísimos que han investigado y escrito sobre esta cuestión, se han realizado numerosos estudios desde la década de los ochenta sobre las consecuencias a largo plazo que el cabeceo reiterado del balón puede acarrear.

La Doctora Ann McKee realiza en el Center for the Study of Traumatic Encephalopathy de Boston diversos estudios sobre los cerebros de deportistas fallecidos en busca de señales de Encefalopatía Traumática Crónica. También sobre cerebros de veteranos de guerra que hubieran sufrido varias ondas expansivas de explosiones.

La Doctora Ann McKee realiza en el Center for the Study of Traumatic Encephalopathy de Boston diversos estudios sobre los cerebros de deportistas fallecidos en busca de señales de Encefalopatía Traumática Crónica. También sobre cerebros de veteranos de guerra que hubieran sufrido varias ondas expansivas de explosiones.

En uno de ellos, según señala Víctor Pérez en ABC, “Robert Cantu, uno de los grandes expertos en la materia, neurocirujano y codirector del centro para el estudio de la Encefalopatía Traumática de la Universidad de Boston (Estados Unidos), pionera en las investigaciones sobre el CTE, advertía en una tribuna en The New York Times sobre los peligros de los golpes en la cabeza en todo tipo de deportes entre los más pequeños. «La exposición a golpes en la cabeza supone un riesgo demasiado alto. Somos conscientes de la la vulnerabilidad de los cerebros de los niños, pero lo más preocupante es lo que no sabemos, ¿Cómo afectarán los golpes que sufra un niño de 9 años cuando cumpla los 30, o los 50?”.

Este mismo neurocirujano señalaba que en el año 2010 en Estados Unidos se presentó la tasa de conmociones cerebrales entre menores más alta en el fútbol, por encima de béisbol, baloncesto o lucha libre.

Protocolos de la FIFA.

¿Lo resumimos? Inexistentes hasta 2006, año en que se implantó la medida de castigar con expulsión a los jugadores que en la disputa del balón golpearan con el codo en la cabeza al contrario. Se trataba de minimizar el número de conmociones cerebrales que hasta el momento se producían.

Aunque a todos nos emocionara ver a Camacho en México salir de nuevo a jugar con la cabeza abierta, la cuestión no es si una conmoción es peligrosa para la salud del jugador (que también), sino que, determinando que la reiteración de golpes en un futbolista tiene consecuencias, deberá eliminarse o minimizarse el riesgo que aparecerá en los jugadores muchos años después de su retirada profesional.

Aunque a todos nos emocionara ver a Camacho en México salir de nuevo a jugar con la cabeza abierta, la cuestión no es si una conmoción es peligrosa para la salud del jugador (que también), sino que, determinando que la reiteración de golpes en un futbolista tiene consecuencias, deberá eliminarse o minimizarse el riesgo que aparecerá en los jugadores muchos años después de su retirada profesional.

Tras el Mundial de Brasil y el aluvión de críticas que recibió la FIFA por la inexistencia de protocolos para el caso de conmociones cerebrales durante un partido, especialmente por parte del Sindicato Internacional de Futbolistas (el FIFPRO World Player’s Union) y aunque se continúa negando por los primeros la relación entre fútbol y CTE, se ha puesto en marcha un programa piloto en la Liga Suiza que consiste en:

  • Análisis inicial neurológico.
  • Seguimiento en caso de conmoción cerebral con estudio de los resultados anteriores y posteriores del estudio neurológico.
  • Se ha instaurado una línea 24 horas para los médicos de los equipos en la que pueden consultar sus dudas acerca de una lesión.
  • Reincorporación paulatina del jugador lesionado.

¿No parece increíble que algo así no se hiciera ya de forma generalizada?

A falta de aprobación en su Comité Ejecutivo, por parte de la FIFA se pretende implantar un protocolo que, bajo mi punto de vista, podría parecer claramente insuficiente. Además, a pesar de ser el organismo que agrupa a todas las federaciones nacionales, el protocolo sólo operaría en competiciones internacionales de su competencia (de selecciones o torneos internacionales) y no en competiciones nacionales como por ejemplo la Liga Española (debería ser cada Liga la que implantara su normativa, tal y como ya ha hecho la Premier League inglesa).

Básicamente las pautas que se proponen aplicar consisten en detener el partido durante tres minutos para que el futbolista sea examinado por el médico del equipo, quien tendrá la última palabra sobre la posibilidad de que el jugador continúe en el campo.

Pero esas medidas ¿Pueden considerarse suficientes? ¿Es el propio médico del equipo lo suficientemente ajeno a las presiones que se puedan derivar en ese momento? Y, en todo caso, ¿Estas medidas impedirían una eventual demanda en España por responsabilidad por daños?

Como alguien me ha dicho que debo empezar a hacer mis post más cortos, si no les importa, les invito a analizar la respuesta a estas preguntas en el último post de la serie.

Acerca de Nacho San Martin

Soy abogado, de los que están al otro lado de muchos de vosotros. Abogado de empresa... pero sigo siendo abogado igualmente. Me gustan muchísimas cosas, así que, quizá deje que vuelen por aquí al margen del Derecho. Tengo una máxima, una del gran Vince Lombardi: "Los momentos más oscuros de nuestras vidas no deben ser ni enterrados ni olvidados; más bien son un recuerdo que debe permanecer para servir de inspiración y recordarnos la fortaleza del espíritu humano y nuestra capacidad para soportar lo intolerable."
Esta entrada fue publicada en Reclaamción por daños, Sin categoría y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Responsabilidad por daños en el deporte: El caso de la FIFA y el fútbol

  1. susana dijo:

    Hola Nacho,
    Me ha parecido muy interesante. Es un tema sobre el que creo no se da la suficiente importancia. He disfrutado mucho viendo a algún jugador profesional con melena rematando de cabeza, pero también he sufrido viendo en coma a un niño de ocho años postrado en la cama de un hospital por un balonazo en la cabeza. Tres minutos de examen en el terreno de juego no son suficientes, muchas de las lesiones no se pueden apreciar en el momento y será necesario radiodiagnóstico y otras muchas no apareceran hasta pasados dáis/meses/años, y después … quién es el responsable y dónde encuentras una solución.
    No tiene sentido que la normativa sea diferente para competiciones internacionales que nacionales, y por encima del espectáculo y los ingresos que genera tiene que prevalecer la salud y seguridad de los jugadores.
    Y desde luego hacer algo ya que proteja a esos niños que entrenan y juegan torneos.
    ¿quién es el responsable? Son los poderes públicos los que deben fomentar la seguridad y salud en el deporte.

    Me gusta

    • Hola Susana.Muchas gracias por el comentario. Estoy totalmente de acuerdo,lo que intento en los dos primeros post es presentar la situacion para en el tercero analizar las posibilidades de una accion similar a la class action que han presentado en USA.
      Efectivamente al margen de los golpes “ocasionales” (los he vivido de cerca y fue angustioso) se trata de que se averigüe sinefectivamente existe algun efecto a largo plazo. A partir de esa determinación, un jugador, padre, madre, etc. deberá decidir con fundamentación el deporte que practica.
      De nuevo muchas gracias por tu aportación

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s