Leyes, Leyes y más Leyes (Parte 2)

Comentábamos en la Parte 1 la dispersión legislativa, lo que acertadamente me recordaba Lucas Blanque (@LucasBlanque) que denomina @HayDerecho “la Foresta”, es decir, la cantidad de disposiciones que hay que estudiar para el diseño y ejecución de los negocios más simples del tráfico mercantil (https://ignaciosanmartin.wordpress.com/2014/08/07/leyes-leyes-y-mas-leyes-parte-1/).

¿Más leyes? No por favor. Como ejemplo, en UK el Parlamento acaba de declarar que sus leyes actuales son suficientes para dar cobertura a la legalidad en caso de delitos cometidos a través de redes sociales y no se plantean reformas ¿Igual que aquí?

¿Más duras? A mí me parecen lo suficientemente penalizadoras, aunque toda generalización conlleve injusticias. Vamos a ver el ejemplo de la normativa sobre protección de datos y las actuaciones de la Agencia Española de Protección de Datos:

Si una compañía incluye de forma errónea a una persona en un fichero sobre solvencia patrimonial y crédito (los ficheros de morosos que provocan “la muerte civil de la persona” que decía un Magistrado en una Sentencia, en mi opinión, exagerando “un poco”), hará frente a un procedimiento por infracción grave y a una sanción de entre 40.001 y 300.000 euros. No, no estoy justificando nada. Si se comete una infracción debe sancionarse.

¡Pero atención! Como nos relataba en una ocasión Samuel Parra (@Samuel_Parra) en su Blog (http://www.samuelparra.com/2008/01/11/proteccion-de-datos-comparativa-de-sanciones/) hay que tener en cuenta la medida que se debe aplicar a cada infracción. Por ejemplo, tenemos un señor, miembro de un grupo parlamentario que con la intención de recabar algunos votos, decide enviar unas cuantas cartas a unos antiguos compañeros del colegio; los datos de estos antiguos alumnos los obtiene de un Catálogo de la Asociación de Antiguos Alumnos. Uno de los que recibe esta carta se molesta y procede a denunciarle. Esto tan simple nos enfrentaría a una sanción de la misma gravedad que la anterior.

No dejen de ver en el Blog de Samuel Parra el ejemplo de la comparativa de esa sanción con la de una infracción muy grave en materia de salud y seguridad en el trabajo. Aunque los importes actualmente han cambiado en uno y otro caso, no deja de ser sumamente llamativo; el cuadro que acompaña en el post lo dice todo:

Imagen 1Vamos a profundizar en este detalle con un par de imágenes extraídas del estudio realizado por la consultora Mind Your Group (http://www.mindyourgroup.com/) y que cada uno saque sus propias conclusiones:

Imagen 2

Imagen 3 Imagen 4

Es incuestionable la importancia del derecho a la protección de datos y, más aun en un entorno de constante evolución como es el actual, pero nadie dudará tampoco que ver ciertos datos no deja de ser curioso ¿No? Pero no, esto no es un post sobre legislación de protección de datos ni su aplicación, es un artículo sobre la necesidad de ver más allá de los acontecimientos que a veces nos rodean.

Si cambiamos de plano y nos fijamos, por ejemplo, en la Ley de ordenación, supervisión y solvencia de entidades de crédito podemos ver otro caso de lo innecesario de “más leyes, más duras, más a la medida de los problemas” o, por lo menos, de lo innecesario como afirmación general.

Tanto en la actual Ley 10/2014 como en la derogada Ley de disciplina e intervención, constan de forma exhaustiva tanto las diferentes infracciones como las sanciones que acarrea la comisión de las mismas. Invito a la lectura del artículo 4 de la Ley de disciplina e intervención y a su larga enumeración de infracciones graves y, por supuesto, a las correlativas sanciones:

“a) Multa por importe de hasta el 1 por ciento de sus recursos propios o hasta 1.000.000 euros si aquel porcentaje fuera inferior a esta cifra. b) Revocación de la autorización de la entidad. c) Amonestación pública con publicación en el “Boletín Oficial del Estado”. (…) podrán imponerse las siguientes sanciones a quienes, ejerciendo cargos de administración, de hecho o de derecho, en la misma, sean responsables de la infracción: a) Multa a cada uno de ellos por importe no superior a 500.000 euros. b) Suspensión en el ejercicio del cargo por plazo no superior a tres años. c) Separación del cargo, con inhabilitación para ejercer cargos de administración o dirección en la misma entidad de crédito por un plazo máximo de cinco años. d) Inhabilitación para ejercer cargos de administración o dirección en cualquier entidad de crédito o del sector financiero, con separación, en su caso, del cargo de administración o dirección que ocupe el infractor en una entidad de crédito, por plazo no superior a diez años.”

En la misma línea, la vigente Ley de ordenación, supervisión y solvencia contempla por infracciones muy graves multa de entre el triple y el quíntuplo del importe de los beneficios derivados de la infracción, cuando dichos beneficios puedan cuantificarse o de entre el 5% y el 10% del volumen de negocios neto anual total o multa de entre 5.000.000 y 10.000.000 de euros, si aquel porcentaje fuera inferior a esta cifra. Por supuesto, además, sanciones a los que ejerzan cargos de administración o de dirección multa a cada uno de ellos por importe de hasta 5.000.000 de euros, suspensión en el ejercicio del cargo de administración o dirección en la entidad de crédito por plazo no superior a tres años, separación del cargo en la entidad de crédito, con inhabilitación para ejercer cargos de administración o dirección en la misma entidad de crédito por un plazo máximo de cinco años o inhabilitación para ejercer cargos de administración o dirección en cualquier entidad de crédito o del sector financiero.

No es poca cosa ¿Verdad? Y si se estudia con atención el extenso catálogo de infracciones vemos que sin duda alguna, caben muchas actuaciones en ellas. Por tanto, ¿Es necesario reclamar tanto unas futuras leyes que contengan mayor especialización? ¿No nos damos cuenta que pidiendo más leyes, en términos generales, que de todo hay, o con más supuestos concretos, podemos acabar viviendo en el absurdo legislativo de pedir redacciones para cada nuevo acontecimiento que ocurra? No soy un experto en el asunto, pero no creo que el derecho penal inglés sea tan completo comparativamente a nuestro Código Penal como para no necesitar regular los delitos cometidos a través de las redes sociales y aquí clamemos por ello.

Pero como siempre digo, habrá opiniones diferentes a la mía, por supuesto, tanto sobre la falta de dureza de la legislación como sobre la falta de aplicación de determinadas sanciones que se contemplan en las mismas.

Pero ya lo sabéis, los que os dedicáis a esto y los que no, que “todos llevemos dentro un seleccionador”.

Acerca de Nacho San Martin

Soy abogado, de los que están al otro lado de muchos de vosotros. Abogado de empresa... pero sigo siendo abogado igualmente. Me gustan muchísimas cosas, así que, quizá deje que vuelen por aquí al margen del Derecho. Tengo una máxima, una del gran Vince Lombardi: "Los momentos más oscuros de nuestras vidas no deben ser ni enterrados ni olvidados; más bien son un recuerdo que debe permanecer para servir de inspiración y recordarnos la fortaleza del espíritu humano y nuestra capacidad para soportar lo intolerable."
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Leyes, Leyes y más Leyes (Parte 2)

  1. MamonRa dijo:

    Gracias maestro,..Desde siempre me ha inquietado quedarme en las puertas del conocimiento en cualquier tema, he profundizado en un montón de cuestiones y al final me he conformado con ser aprendiz de mucho y maestro de nada, con tu trabajo se que mis opiniones sobre el interesado oscurantismo de casi todos los que componéis el mundo legal serán más precisas y me tendré que callar un poco mas en las populares tertulias donde se os pone a parir, voy a seguirte y se que llegare a comprender, por ejemplo, la diferencia de penalidad por dar un talón sin fondos entre nuestro amado país y el sentido común de otros más modernos.
    Adelante !!.. un abrazo

    Me gusta

  2. Pingback: (Des) Información, mitos y consumidores | Al otro lado de ese Derecho

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s